Medicina para ricos, medicina para pobres

Llevo tres años con una ciática que había sido llevadera en los inviernos pasados, e incluso inexistente este último, pero desde el 1 de mayo se ha vuelto insoportable.

Hace dos años me derivaron al traumatólogo en Badajoz, que mirando una radiografía, como si de un gurú se tratase, adivinó una fusión de mi última lumbar con el sacro desde mi nacimiento, lo que me estaba dando problemas ahora. Su solución una faja.

Con la crisis de lumbalgia del 1 de mayo me pusieron un combo de nolotil con voltarén que me alivió 36 horas, y eso lo he repetido dos veces más. Entre medias, Enantyum que no me hacía nada, Ibuprofeno, que algo contenía el dolor, y homeopatía en las dos últimas semanas, que consiguió retener algo el progreso del dolor.
Ayer tomamos la decisión de ir por la privada, porque derivarme al traumatólogo de la Seguridad Social era la única posibilidad, y en caso de obtener la “gracia” de la resonancia magnética sería para marzo o abril de 2014.

En este país hay medicina para ricos y otra para pobres. Pagué 80€ por la consulta, pero esta vez fue convincente en su diagnóstico previo; sobrecarga muscular originada en un mal movimiento, que añadida a la tensión, stress y conducción, pues he llegado a la situación actual. Directamente me ha mandado una resonancia, que me harán este jueves, pagando 280€, pero ese mismo día sabré lo que tengo con certeza y un posible tratamiento. Mientras, me ha mandado un medicamento de la mafia farmacéutica internacional (Pfizer), Lyruca se llama el producto, que cuesta 58€, aunque tiene pastillas para un mes. Se trata de algo nuevo que neutraliza el dolor nervioso y el stress que ocasiona el mismo. A la segunda pastilla ya noto el efecto, y empiezo a notar mejoría en el dolor después de 49 días..

Soy rico… o afortunado, porque puedo distraer ese dinero para esto, pero es que en este país hay familias que reciben eso mensualmente para sobrevivir tres o cuatro personas. Realmente me siento mal ante esta situación, porque en otros momentos no hubiera podido tener esta opción; reducido a sacarme radiografías y atenderme con adivinadores alopáticos que usan productos de baja intensidad. La homeopatía es tan cara como la alopatía de pago… no sé si alguna es realmente más efectiva que otra, pero la combinación de ambas espero me resulte. En todo caso habré invertido dinero en la privada, o más exactamente, privativa atención a la clase pudiente.

¿Como será la atención médica que recibe un Borbón o un Amancio Ortega?

Anuncios