Abandonando la opción por los pobres; abrasando con el poder.

Eugenio Nasarre, diputado del PP y vicepresidente de la comisión de educación del Congreso de los Diputados, ha publicado hoy en PáginasDigital un artículo en portada que nos relaciona una vez más el nazismo con las acciones de protesta de la Plataforma de Afectados por las Hipotecas (PAH).

El Sr. Nasarre comienza recordando el linchamiento público al que fue sometido Philipp Jenninger en 1988, siendo presidente del Bundestag, con motivo del 50 aniversario de la “noche de los cristales rotos”, que motivó su dimisión del cargo. El motivo; recordarle al pueblo alemán su responsabilidad en el ascenso y triunfo del nazismo, denunciar su pasividad y laxitud frente a las acciones violentas de este movimiento y su estatalización. Y todo por emitir este juicio moral por el que las responsabilidades no recaerían sobre unos elementos radicales, sino sobre el total de la sociedad alemana de los años 30.

Hasta aquí comparto su visión y análisis. Pero usando este trampolín, se lanza en picado a una piscina que él mismo llenó de tiburones. Para justificar la evidente relación que existe para él entre nazismo y PAH, nos recuerda que a las hordas de Goebbels se las llamaba “ira popular espontánea”; la sagrada línea no traspasable de la libertad individual y el dominio de lo particular, la privacidad.

Cuando un político supuestamente democristiano, se vale de las armas más liberales que existen, para defender la propiedad privada en el sentido más amplio del término, pero la de los “suyos”, la de los miembros del “partido que sustenta el gobierno”, olvida que como cristiano en política su primer deber es la opción por los pobres, por los oprimidos, por el extranjero, por el que no tiene empleo, le falta de comer, y no tiene un techo sobre sí y los suyos. Cuando se toma esa opción, se reacciona contra quien actúa con usura, quien acapara por encima de sus necesidades, quien busca el lucro personal o de los “suyos”. Federico Mayor Zaragoza, a quien acusa de tomar esta opción, acusándolo de ser coherente con lo que dice y piensa, ha visto como también el Presidente del CGPJ, Sr. Moliner, que quienes pierden su casa ante la usura y la desproporción y el engaño, buscan mostrar a quienes les representan, o eso dicen, que es una situación injusta, y que deben buscar vías urgentes de solución al derecho constitucional y básico de las personas a una vivienda digna.

Sr. Nasarre la “violencia” que Ud. siente y que pueden sentir sus compañeros de partido y clase política, porque no solo políticos del PP son “escracheados”, es sólo un atisbo de la que sienten esas familias, que ven como se les expulsa por la fuerza de sus casas, porque el que tiene cien mil más de las mismas desea esa también, y se aprovecha de las débiles circunstancias económicas de quien allí habita.

Precisamente, las instituciones democráticas están para dar respuesta urgente a esas situaciones, y no para anidar en los pasillos y despachos del Congreso de los Diputados o el Senado, viviendo a expensas de los impuestos de los mismos a quienes usted acusa de violentos.

cristalesrotos

La opción de los pobres usted la abandonó hace mucho tiempo, como la caridad. Como cristiano debo recordarselo una y mil veces, como ha hecho el Sr. Mayor Zaragoza pidiendo la concesión del Principe de Asturias a la PAH.

Los nazis abrasaron en la Kristallnacht la poca dignidad que le quedaba a la sociedad de Alemania y Austria en 1938; ustedes, como brazo ejecutor del poder bancario y multinacional, están abrasando la nuestra. Son ustedes los que actúan como los nazis, no quienes se acercan a sus casas a enseñarles su dolor. Y a Ud. Sr. Nasarre recordarle  una frase de Moseñor Oscar Romero: «Los antiguos cristianos decían: “Gloria Dei, vivens homo”, (la gloria de Dios es el hombre que viva). Nosotros podríamos concretar esto diciendo: “Gloria Dei, vivens pauper”. (La gloria de Dios es el pobre que viva). Creemos que desde la trascendencia del evangelio podemos juzgar en qué consiste en verdad la vida de los pobres; y creemos también que poniéndose del lado del pobre e intentando darle vida sabremos en qué consiste, la eterna verdad del evangelio.» (La dimensión política de la fe desde la opción por los pobres. 2-2-1980)

Anuncios

2 pensamientos en “Abandonando la opción por los pobres; abrasando con el poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s