Apostilla a “Charles Péguy” de JC Vila, por Esteban J. Beltrán Ullate

Reproduzco esta nota a mi libro que acabo de recibir.

Image

—-
Heredia, Costa Rica (2013)

Pues la vida no se compone de una simple sucesión de instantes, sino que acaece en la existencia vista como praxis, en el acontecimiento que emerge del compromiso con la vocación que ilumina cada paso que hace camino, que marca la pauta, que otros podrán observar y sentir como guía. La pluma de Vila J.C., a lo largo de su obra intitulada “Charles Péguy” editado por Fundación Emmanuel Mounier (2004), nos lega esa primera instrucción, la existencia no puede ser simple arrojo sobre la existencia, implica relación en compromiso, por un bienestar comunitario, tenor de una revolución social que implica una transformación personal.
La pluma de Vila transporta al lector a recorrido de pinturas, al estilo de Mussorgsky (Cuadros de una exposición), el despliegue del autor no se delimita a una puesta biográfica-cronológica de Péguy, sino que ahonda en las fibras de su personalidad, develando una serie de situaciones de vida que interpelan al lector.
Mientras se transitan las palabras, frases, y párrafos, con un galope rocinante, crece incesante la esperanza de que ocurra la multiplicación de páginas, con el propósito de seguir bebiendo de las experiencias del autor de los Cahiers, por eso no hay demérito por detenerse meditando secciones, que resultan ser leit motiv de la obra.
Yo también caminé por Orleans, por Chartres, acompañé a Péguy en su librería ese 1 de mayo de 1898, vendí los Cahiers en París y me deje llevar en sus brazos como la niña Germaine, mientras cerraba los ojos, no por sueño sino por abstracción.
La vida de Peguy más que una historia por remembrar es un llamado, una convocatoria ineludible, implica salir de la trinchera, sin temor a recibir el disparo en la frente, con la convicción en una nueva sociedad, misma que será el fruto de una revolución personal.
No es gratuito el influjo que ejerció Péguy sobre muchos pensadores posteriores, su invitación a peregrinar rumbo a Chartres, como convite a un edén terrenal implica un compromiso con el ser humano, a través de la praxis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s